Combate el calor sin dejar de hacer deporte - Arcadia

julio 19, 2019de Arcadia0
carlor-y-deporte-arcadia-fitness.jpg

¿Ultimamente te cansas con más facilidad en el gimnasio? ¿Tienes que hacer un mayor esfuerzo para conseguir tus objetivos? Tranquil@ desde Arcadia Fitness, te damos las explicaciones. Es un hecho que, en verano, las temperaturas suben y nos cuesta más hacer deporte. Pero el calor no tiene por qué ser un problema en nuestros entrenamientos.

Este verano, para seguir con tu rutina deportiva, solo debes seguir algunas recomendaciones que te ayudarán a evitar una fatiga prematura o un posible golpe de calor. En el post de hoy te damos las claves para combatir las altas temperaturas sin dejar de hacer deporte.

• Escoge ropa adecuada

Para combatir el calor es recomendable vestirse con ropa apropiada. Lo mejor es optar por prendas de materiales ligeros y transpirables, que faciliten la ventilación.

Durante la época estival, y sobre todo si vamos a realizar actividades al aire libre, también es aconsejable escoger un vestuario claro. Colores como el blanco, el beige o el rosa palo reflejan las ondas luminosas provenientes del sol y evitan que el calor se concentre en nuestras prendas.

• Evita hacer ejercicio físico a determinadas horas del día

Durante el periodo estival es aconsejable hacer deporte o a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, ya que es cuando las temperaturas no son tan altas. Si, por ejemplo, te apetece salir a hacer un poco de running, ¡acuérdate de que es mejor evitar las horas centrales del día! Apuesta por el amanecer o el anochecer y tu entrenamiento será mucho más agradable.

• Hidrátate

Mantener un buen estado de hidratación es básico para combatir las altas temperaturas. Se recomienda una buena ingesta de agua media hora antes de empezar a hacer ejercicio.

Para minimizar los efectos de la deshidratación, también es aconsejable beber líquidos mientras se está realizando la actividad física. Asimismo, una vez finalizado el entrenamiento, el cuerpo necesita hidratarse de nuevo. Solo así nos aseguraremos una rápida, eficaz y completa recuperación.

Y recuerda que, aunque el agua debe ser siempre nuestra principal fuente de hidratación, para un mayor rendimiento podemos ingerir bebidas isotónicas o de reposición. Son refrescos bajos en sodio y ricos en sales minerales como el potasio, y tienen como objetivo reponer líquidos y electrolitos tras una dura sesión de ejercicio.

• Refréscate

El agua no solo sirve para beberla. Si tenemos una botella o una fuente a mano, debemos refrescarnos y bajar así nuestra temperatura corporal. Mójate la cara, el pelo, la nuca, los brazos y las piernas, ayudará a evitar una fatiga prematura o un golpe de calor.

• Protégete del sol

Si vas a salir a hacer deporte al aire libre, la crema solar, las gafas de sol y la gorra serán tus mejores aliados. Ten en cuenta que, a la hora de escoger la crema solar, es importante optar por una que se adapte a las necesidades y peculiaridades de nuestra piel.

Las gafas de sol son otro imprescindible para hacer deporte en verano, ya que protegen nuestros ojos del sol e incluso de posibles insectos o agentes externos que pueden incomodarnos. Por último, equípate de una gorra. Preferiblemente, de color claro y con visera.

• Si no te encuentras bien, para

En verano más que nunca, debemos escuchar a nuestro cuerpo y hacer caso de las señales que nos da. Si en un determinado momento, mientras estamos realizando una actividad física, nos sentimos demasiado fatigados, lo mejor es parar. Ir evaluando nuestro estado físico es vital para evitar situaciones de riesgo.

¡Este verano, que nada te pare!


Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *